Resistencia Chaco
MARTES 03 DE ABRIL DE 2018
Jueces y magistrados del STJ reciben aumento "diferenciado"
[03/04/18]
Empleados reciben un 10% de incremento anual.

El titular del Superior Tribunal de Justicia del Chaco, Rolando Toledo, y gobernador Domingo Peppo acordaron incrementos para trabajadores del Poder Judicial. Mediante dos decretos, el primer mandatario otorgó aumento salarial para todo el sector y bonificaciones por título que solo alcanza a los magistrados y funcionarios.

Rolando Toledo celebró el “acuerdo” arribado con el gobernador Peppo por la nueva pauta salarial para los trabajadores. Lo difundió institucionalmente para que nadie quede sin saber las buenas nuevas, destacando su “loable gestión”. Sin embargo, prefirió no difundir el decreto que otorga la bonificación por título para los altos mandos del STJ.

¿De qué estamos hablando? El acuerdo al que se arribó el miércoles a última hora fue tras un encuentro que mantuvo Toledo junto al gobernador Domingo Peppo y los ministros de Economía Christian Ocampo y de Gobierno y Justicia Martín Nievas.

El aumento consistirá en un el 10% anual que se aplicará de la siguiente manera: 4% de marzo hasta mayo; 3% desde junio a agosto y el restante 3% a partir de setiembre.

Y acá vienen las buenas nuevas: ese porcentaje irá acompañado de un incremento de las bonificaciones por título que “alcanzará a los magistrados y funcionarios”.

Para que la mencionada bonificación no choque tanto a los empleados, se les pagará en negro por “incompatibilidad laboral”, comenzando a percibir ese ítem desde marzo. El primer mes será liquidado por planilla complementaria para que se perciba en lo posible en la primera quincena de abril.

DOS DECRETOS

Cabe aclarar que el incremento de los magistrados y funcionarios se da mediante el Decreto 492/18, en tanto que el de los empleados surge del Decreto 556/18.

¿Por qué la diferencia? Los empleados están ofuscados por el aumento de título a jueces. Es que creen que es “un insulto a la clases trabajadora” y más aún es un “insulto” que Graciela Aranda, titular del Sindicato de Empleados Judiciales, haya salido a apoyar tal acuerdo.

También consideran una burla que el presidente del STJ, Rolando Toledo, quien manifestó públicamente el año pasado su anhelo de ganar 300 mil pesos por mes, sostenga que se trata de una “mirada especial” hacia los jueces, fiscales y demás funcionarios judiciales, el aumento de la bonificación por título comprendida en la Ley 378-A, que contempla a quienes desempeñen funciones para las que se exija título de grado en el Poder Judicial, el Consejo de la Magistratura, el Jurado de Enjuiciamiento y el Tribunal Electoral.

Esta bonificación, tan cuestionada por los empleados, impactará en los salarios de los más altos mandos del STJ, quienes quedaron muy conformes porque con esta “diferencia” que se hace entre ellos y los trabajadores no quedan muy lejos de los salarios del fuero federal.

Para dar un ejemplo de lo que se está hablando: la bonificación por título del Nivel I, Categorías 1 a 6 y de la Categoría 7, para los cargos de Ministerio Público de primera instancia (agente fiscal y defensor barrial) del Poder Judicial, que hasta febrero fue del 35 por ciento, desde el 1 de marzo será de 50 por ciento y del 65 por ciento a partir del 1 de septiembre.

AUMENTO DIFERENCIADO

“Yo estoy ayudando colateralmente, no soy el que está trabajando directamente en la cuestión salarial de los empleados y de los tres gremios que es lo que falta terminar porque la cuestión del mejoramiento para los magistrados está implementado a través del decreto”, declaró Toledo en la previa a la reunión con Peppo en declaraciones a Canal 9.

Por allí también reveló que pidió que “ambos decretos se implemente en simultáneo porque en esto hay que tener solidaridad” y dejó en claro que primero se elaboró el decreto que beneficia a jueces y magistrados.

El titular del STJ reconoce que sólo consultó a uno de los gremios, siendo que el sector judicial está representado por tres sindicatos. “Hablé con el ministro Ocampo y con uno de los gremios para que se cambiara el encuadramiento de la mejora salarial en un concepto que se llamaría bonificación por incompatibilidad”, dijo.

“Me parece que ese encuadramiento es justo puesto que es diferenciado y restrictivo a los empleados porque lo de los funcionarios es distinto. Y en este caso apoyado a través de una resolución que nosotros mismos dictamos”, apuntó y marcó de esta forma que fue su idea la del “aumento diferenciado”.

TE PUEDE INTERESAR: Volcó un auto en la avenida Sabin

x