Sociedad 19/12/2013  
Falso empleado de la Anses intenta estafar a jubilada
¡Abuelos atentos!. Un hombre  llamó por teléfono con información precisa de la mujer y la amenazó que no podría cobrar su aguinaldo si no lo ponía como apoderado. Otra llamada con una voz femenina se hizo pasar por la hija y le pidió ayuda.

[Click para ampliar]

Las estafas y el cuento del tío se hacen más fáciles en estos tiempos con el acceso a base de datos que brinda internet. Ayer se conocieron dos intentos de estafa en Resistencia, ambos que buscaban engañar a jubilados.

Uno de los casos le ocurrió a Hilda Feldmann, quien es jubilada de la Nación y ayer a la mañana -a las 8.30- recibió un llamado que decía ser de la Anses. El hombre, muy amablemente, se presentó asegurando que trabajaba en la sede local del organismo nacional, detalló la dirección de la institución en Resistencia, la oficia que trabaja y el número de interno (132). Estos datos ya llamaron la atención de la mujer, ya que por lo general las llamadas de este tipo solo se remiten a dar el nombre y apellido del telefonista.

El hombre sabía el nombre de la jubilada, el número de documento, dirección y teléfono; conocía además que cobra su salario de jubilación por la Anses. Le advirtió que la señora Feldmann estaba en falta por no presentar la tarjeta de supervivencia y no podría cobrar su aguinaldo, por lo cual, según le dijo, habría recibido una notificación. Pero, según explicó Hilda, ninguna de las dos situaciones eran verdad.

Es así que el supuesto agente del organismo nacional le señaló que debía buscarse un apoderado de su dinero y le insistió en que debía ser más joven. A lo que la mujer le dijo que de ser así pondría a su hija y debió decirle el nombre. Desde el otro lado del teléfono entendieron Clara, erróneamente. Con estos datos la comunicación se terminó.

Inmediatamente el teléfono volvió a sonar y una voz femenina dijo: «Hola mamá, soy Clara». A lo que la Feldmann contestó que esa no era la voz de su hija. «Es que estoy afónica», le dijo. Hilda le contestó que estaba mintiendo, cortó y no volvieron a llamar.

Hace un par de días, la cuñada de Feldmann vivió una situación similar, pero el llamado provenía, supuestamente, de una agencia de seguro. La persona que llamó también sabía todos los datos de la mujer e intentaron que les de autorización para manejar su dinero. (Fuente: La Voz del Chaco)